El viaje del príncipe Harry a África


el principe harry

Tal parece que los días de “chico malo” han quedado atrás para el príncipe Harry. Esta semana el príncipe estuvo de viaje por África pero no por negocios o placeres, sino realizando numerosas acciones benéficas entre niños adolescentes y… ¡rinocerontes y elefantes!

Todos aún recuerdan el carisma de la princesa Diana de Gales, ese carisma que vivía a la par de una honda preocupación por la necesidad de atender a los menos favorecidos. Fueron muchas las salidas de Diana en el Reino Unido y alrededor del mundo en búsqueda de favorecer a niños sin hogar, enfermos y pobres mediante sociedades de auxilio. Fueron muchas las fotos en las que a “Lady Di” se le vio en compañía de personas agradecidas por su ayuda.

Con este viaje a Sudáfrica, Harry parece seguir el legado de su madre. El príncipe visitó Soweto, el mayor municipio del país, y centro de luchas sociales en contra de la separación entre razas. En él, visitó chozas y casas de baja estatura y de escasos recursos materiales e hizo un breve paseo por las aulas de la Escuela Secundaria de Siyabonga. Para hablar con los niños, en un gesto humano de igualdad, el príncipe se quitó su chaqueta y se sentó en un saco de frijoles.

El también menor de los hijos de Diana, aprovechó la visita a la escuela para llevarle un mensaje motivacional a los alumnos de ella: “Cuando las cosas se ponen muy, muy difíciles, hay que perseverar, seguir empujando hacia adelante, y la gente te seguirá…”, le dijo a todo el grupo.  Los alumnos recibieron sus palabras con cofianza y alegría. ¡No siempre tendremos a un príncipe ahí para motivarnos!

Harry también aprovechó el viaje a Sudáfrica para visitar los archivos privados de la Fundación Nelson Mandela y en los que pudo ver fotografías de su madre en compañía del conocido Premio Nobel de la Paz. También visitó algunos centros juveniles de enseñanzas y un centro de surfeo para niños de la calle.

También los animales importan

El príncipe es también activista por los derechos de los animales y visitó un centro de ayuda y resguardo para rinocerontes y estuvo en la liberación de varios elefantes en zonas naturales. También visitó a un rinoceronte, llamada Zawadi, que ya había conocido al príncipe Guillermo hace dos años. El príncipe no dejó de expresar su repudio por el maltrato animal y la caza de animales.

El príncipe Harry parece querer sacudirse de encima la etiqueta de “chico malo” de un vez por todas. Seguramente la princesa Diana debe estar sonriendo desde el cielo por estas acciones de su hijo. God save Harry!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *