La sorpresa ante la muerte de Juan Gabriel

muerte de Juan Gabriel

No somos pocos los que nos preguntamos qué le ha sucedido a este año que se ha llevado tantas luminarias de la música: Bowie, Prince y Glenn Frey son tan sólo alguna de ellas. La más reciente, la más inesperada (pese a que la muerte siempre sorprende) ha sido la de Juan Gabriel. La sorpresa va ligada con la admiración y el cariño que millones de fanáticos sienten por el cantante. ¿Cómo se ha expresado esta sorpresa?

El 28 de agosto pintaba como un domingo cualquiera y todo parecía seguir su mismo curso. Pero la tarde guardaba todavía una conmoción: la noticia, el sobresalto de la muerte de Juan Gabriel, nuestro Juan Gabriel de canciones de copa alegre, el divo de Juárez, el que ha hecho de nuestras fiestas pura emoción, corazón y canto.

No fueron pocos quienes, dentro de la conmoción, desconfiaban de la veracidad de la noticia. Y esto se afianzó un poco más por las horas que pasaron antes de que se diera una noticia oficial sobre la muerte de Juan Gabriel. Pero nadie puede contener el dolor de muchos.

Las cadenas de noticias que cubrían la noticia no escatimaron tiempo, dedicación y esfuerzo para dar con esa noticia inevitable, así como todos sus ecos. La muerte de Juan Gabriel era una realidad y tal vez no iba a bastar días, semanas, meses o años para lograr asumirla.

Pasaron los días y surgieron las opiniones, homenajes, los millones de descargas de sus canciones en sitios como Spotify, informaciones sin pudor sobre su vida íntima, como sus deudas, pagos de seguro de carro, amoríos, anécdotas, las revisiones documentales, el homenaje en el Palacio de Bellas Artes y la polémica sobre la manera en que lo velaron o en cómo debían hacerlo…

Los artistas ante la muerte de Juan Gabriel

Pero sobre todas esas cosas, tan normales cuando mueren ídolos, la voz de sus compañeros en el canto se han hecho notar. Emilio Estefan, por ejemplo, ha dicho que “él se dio cuenta y disfruto del cariño de la gente. Deja un legado para la eternidad. Un legado de talento, cariño, personalidad, porque era un personaje”.

Angélica María, por su parte, ha dicho que “era un genio, un maestro. Un maravilloso compositor y un gran artista. Cuando se va gente con ese genio, deja un vacío muy grande”.

Y Johnny Lozada, atónito: “el mundo está de luto. Es uno de los grandes. Estoy en shock total. Vi un concierto de él hace unos años y canto por cuatro horas. Yo estaba sentado allí diciendo No es posible. ¿cómo puede?” Y esa es la pregunta que todos nos hacemos ante su muerte: ¿cómo pueden morir los genios?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *