¡Adiós a la sequía de Series Mundiales para los Cubs!

series mundiales

series mundiales

Ya el infierno se puede congelar y empezarán a llover gatos… ¡Los Chicago Cubs ganaron su primera Serie Mundial después de 108 años! Nadie lo hubiese creído, jamás, hace un par de años. Pero fue cierto, fue mágico, fue de terror y sueño, y, aún así, sigue siendo real como la contabilidad en usa. ¿Qué más podemos esperar de este año en el mundo deportivo si los Cubs rompieron su legendaria sequía de Series Mundiales?

La conquista fue algo más que heroica: tuvo todo el sufrimiento digno de un equipo que si algo ha sabido hacer bien es sufrir. Le tomó a los Cubs dejarse sorprender y aterrarse y sentirse aún perteneciente a la maldición de las cabras, pues su rival, los Indios de Cleveland, amenazaban con llevarse cómodamente la serie con sus tres juegos ganados sobre uno.

Pero los Cubs, haciendo gala de la fuerza, el coraje y la pasión que mostraron durante toda la temporada, supieron apelar a lo que mejor sabían hacer: aprovechar todas las oportunidades para estar siempre arriba. Lograron hacerlo sin mostrarse flacos de voluntad ni de ánimo. ¿Quién dijo que para soñar hay que dejar de creer?

El juego 7 tampoco fue indigno de la historia de sufrimientos de los Cubs. Aunque lograron mantenerse arriba durante muchos innings del encuentro, los Indios –con retraso por lluvia mediante- lograron empatarlos en carrera y entonces los innings le quedó corto a este juego, el “bonito”, el definitivo, el que separa a los héroes de los olvidados. Ese juego que todos vimos hasta en las oficinas caracas.

Pero los Cubs no se iban a rendir con tanta facilidad. Supieron demostrar paciencia y fortaleza. ¿Y cómo no si han esperado por un título más de un siglo? Así, apartados de tantas maldiciones, lograron irse arriba y dominar a los Indios que no se entregaron con tanta facilidad, no sin antes amenazar a los Cubs con una remontada histórica. Pero los Cubs pudieron más.

Nuevos retos para las celebraciones de Series Mundiales

Celebrar un título para muchos es cuestión de rutina, algo que se cumple para llevar la alegría del título a los fanáticos, algo que se debe vivir con entera alegría y desparpajo, como cuando somos partícipes en la ayuda humanitaria. Pero los Cubs han llevado hasta otro extremo su celebración.

Han logrado reunir a más de 3 millones de personas para recibir y brindar por sus héroes y ahora, esa celebración, se ha convertido en la séptima reunión de personas más grande de la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *