Tom y Taylor, algo más que amor

Tom y Taylor

Todo amor es inevitable, sucede sin que lo esperemos y después de allí todo va sin frenos. Todo esto, y mucho más, es lo que ha sucedido estas últimas semanas con el romance entre Taylor Swift y Tom Hiddlestone. Ha sido el romance de las últimas semanas, el que más ha dado de qué hablar a los medios y al que la audiencia ha ido –cómo impedirlo- incluso para volver a creer en el amor. ¿Por qué la relación de Tom y Taylor parecer estar más allá del amor?

Cuando vimos las primeras fotos de lo que después llamaríamos cariñosamente el “Hiddleswift” (una unión de los apellidos de la pareja), no lo podíamos creer.

¿Se trata de Tom Hiddleston, nuestro amargado pero de algún modo carismático Loki? ¿Es ese mismo Tom que fue huraño a la farándula holywoodense pese a estar en el mismo centro de ella? ¡Y cayendo en las garras de Taylor, que buena fama con sus parejas precisamente no tiene!

No fueron pocos los fanáticos que estuvieron conmocionados al ver las primeras fotos de la pareja: en un malecón, en una cafetería, en la calle, donde fuese, a ambos se le veía un brillo muy especial en los ojos. Quien haya estado enamorado alguna vez, sabe que ese brillo no se da por cualquiera. Hay algo especial allí.

Y la pareja no ha dejado de confirmárnoslo: sus vacaciones de ensueño por lugares como Nashville, Roma e Inglaterra, donde se les vio siempre acaramelados, atento el uno del otro; que ya hayan conocido a la familia del otro, en el mes de junio, y, ahora, Taylor al parecer ha decidido acompañar a su novio en la grabación de su próxima película.

Se trata de la tercera entrega del popular personaje de Marvel, Thor, cuyo nombre será “Thor: Ragnarok” y que promete concluir la trilogía del superhéroe de la gran capa roja y la melena rubia, en la que Tom ha interpretado a uno de los mejores villanos de los últimos tiempos: Loki.

¿Se estarán apurando Tom y Taylor?

Hay quien piensa que la fórmula para las mejores relaciones está en dejarle un espacio a la otra persona para que esta no se sienta presionada de ningún modo. Pero Taylor y Tom no parecen compartir ese pensamiento.

Y es que además de conocer a los padres del otro, también conocieron a sus amistades. También a Tom se le vio hace unos días con una franela que decía “Y Love TS” (y amo a Taylor Swift), con una sonrisa en la boca. Una sonrisa que no ha dejado de estar en ningún momento

Tal vez por eso su amor esté más allá de lo que acostumbramos a pensar cuando usamos esa palabra: han sabido mantener la alegría.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *